la palabra del SEÑOR es intachable página principal
Visítenos en Facebook - La palabra del Señor es intachable.
Por favor, al igual que nosotros en Facebook

¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?
Por el Pastor John

Romanos 7:18-25
18 Yo sé que en mí, es decir, en mi *naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo.19 De hecho, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero.20 Y si hago lo que no quiero, ya no soy yo quien lo hace sino el pecado que habita en mí.
21 Así que descubro esta ley: que cuando quiero hacer el bien, me acompaña el mal.22 Porque en lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios;23 pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado. Esta ley lucha contra la ley de mi mente, y me tiene cautivo.24 ¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal?25 ¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor!
   En conclusión, con la mente yo mismo me someto a la ley de Dios, pero mi *naturaleza pecaminosa está sujeta a la ley del pecado.

A veces hacemos lo que no queremos hacer.

    Un joven le preguntó a un predicador, "Usted dice que la gente no salva llevar a un pecado de gran peso. No siento nada. ¿Cuánto pesa el pecado? Diez libras? Cincuenta libras? Ochenta libras? Cien libras?"
     El predicador pensó por un momento y suavemente respondió: "Si se establece un peso de cien libras en un cadáver, que se siente la carga?"
     El joven se apresuró a decir: "Por supuesto que no, está muerto." A lo que respondió el predicador dirigía a su casa, en el punto, "El espíritu que no conoce a Cristo es igualmente muertos. Y a pesar de la carga es grande, no lo siente."

Los muertos no sienten la carga, sólo aquellos que están vivos. Se trata de una persona redimida que se siente el peso del pecado. La persona muerta no es ni siquiera consciente de su pecado.

Colosenses 2:13
13 Antes de recibir esa circuncisión, ustedes estaban muertos en sus pecados. Sin embargo, Dios nos dio vida en unión con Cristo, al perdonarnos todos los pecados

Efesios 2:1-6
1 En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados,2 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia.3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros,5 nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados!6 Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales,

24 ¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal?
25¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor!

Cristo nos libera de este cuerpo de muerte de dos maneras.

1. Él nos ayuda a vivir por el Espíritu.
Gálatas 5:16-18
16 Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la *naturaleza pecaminosa.17 Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren.18 Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la ley.

Romanos 13:14
14 Más bien, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no se preocupen por satisfacer los deseos de la *naturaleza pecaminosa.

2. Cuando Él nos lleva al cielo, el "cuerpo de pecado" se quede atrás.
1 Corintios 15:50-57
50 Les declaro, hermanos, que el cuerpo mortal[a] no puede heredar el reino de Dios, ni lo corruptible puede heredar lo incorruptible.51 Fíjense bien en el *misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados,52 en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados.53 Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad.54 Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: "La muerte ha sido devorada por la victoria."
   55 "¿Dónde está, oh muerte, tu victoria?
      ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?"
56 El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley.57 ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!

Romanos 8:1-2
1 Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús,2 pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.


Tiene usted una petición de oración? Nos gustaría orar con usted. Para comunicarse con nosotros, haga clic aquí.

Palabra del Señor es intachable página principal
Visítenos en Facebook - La palabra del Señor es intachable.
Por favor, al igual que nosotros en Facebook